El Club de los Desahuciados, una película biográfica basada en la vida de Ron Woodroof

El Club de los Desahuciados

 

El Club de los Desahuciados es una película dirigida por Jean Marc Vallée, y protagonizada por Matthew McConaughey (matheu maconaji), con actuaciones espectaculares de Jared Leto, Jennifer Garner, y Steve Zahn. Es una película biográfica basada en la vida de Ron Woodroof (wudruf) que se estrenó en el año 2013.

Su trama empieza presentándonos a Woodroof cuando es diagnosticado en 1985 con el VIH, y le informan que le quedan muy pocos días de vida; Èl es el típico vaquero o cowboy macho que no puede creer que esa enfermedad le haya sido transmitida porque piensa que solamente afecta a la población homosexual por lo que, al principio, rechaza el diagnostico, pero luego recuerda que tuvo relaciones sexuales sin protección un tiempo atrás con una mujer drogadicta. Inmediatamente Woodroof fue rechazado y criticado por sus amigos y familia, despedido de su trabajo, y eventualmente desahuciado de su hogar.

En el hospital, la doctora que lo atiende le habla de un medicamento que está siendo usado como antirretroviral para prolongar la vida de los enfermos, pero que precisamente por estar en periodo de pruebas se le aplica nada más a la mitad de los pacientes, y a la otra mitad se le aplican placebos. Esto hace que Ron decida sobornar a un trabajador del hospital para que le dé el medicamento real, pero inmediatamente nota como su salud se ve terriblemente afectada porque también consume otras drogas que probablemente al mezclarse con la medicina terminaban perjudicándolo. Al regresar, conoce a un hombre travestido llamado Ryon (el personaje que interpreta Leto) que también es drogadicto y tiene VIH, pero inicialmente se comporta de manera hostil con él. Cuando Ron ve que su salud no mejora, decide manejar hasta México para conseguir más medicina de la que le estaban suministrando, pero el médico que contacta en ese país le dice que ese antirretroviral es venenoso porque ataca a las células con demasiada fuerza, y le recomienda otros medicamentos, unos que no están aprobados en Estados Unidos.

 

Después de tres meses nuestro protagonista nota que su salud ha mejorado mucho y entonces decide que podría importar los nuevos medicamentos y venderlos a otros pacientes con la enfermedad. Para llevar a cabo su plan, pasa la frontera disfrazado de cura y alega que las medicinas serán de uso personal, y como no son drogas ilegales, las autoridades lo dejan pasar. Ya en su país empieza a vender las medicinas, pero el negocio es un poco rudo así que decide, muy a su pesar, contactar a Ryon ya que este facilitaría las ventas aportando más clientes. En ese momento, su sociedad crea El Club de los Desahuciados cobrando 400 dólares al mes por ser miembro y así tener acceso a las medicinas, de ahí Woodroof empieza a tener una gran amistad con Ryon.

Luego de todo esto Ron empieza a ser perseguido por la Administración de Drogas y Medicamentos de Estados Unidos, se hace amigo de su doctora, y evita ser detenido por las investigaciones, sin embargo recibe unas multas y le confiscan los medicamentos. Mientras la película avanza, a Ron le deja de importar el dinero y solamente se ocupa de conseguir los medicamentos para sus compañeros con muchos más pesares y problemas, llegando a un estado de dignidad y compasión por la comunidad LGBT…

 

Dos puntos a considerar dentro de nuestros trabajos o vida:

En primer lugar, la importancia de ser humilde y comprender a tus empleados o compañeros. En la película Ron es un hombre sumamente machista que sería incapaz de ser amigo de un homosexual o tan solo tratar a un travestido. A medida que avanza, se da cuenta que son humanos con sentimientos y necesidades al igual que él, y entiende lo que es estar en la piel de su amigo Ryon. A veces en nuestras organizaciones somos incapaces de aceptar con humildad a nuestros empleados o compañeros por simples prejuicios o apariencias y cometemos el error de alejarnos de ellos sin saber lo que eso nos puede perjudicar como equipo de trabajo. Debemos empezar a considerar que como organización, todos somos parte de un equipo, y que a pesar de tener cargos, ideologías, u ocupaciones distintas, debemos trabajar como una máquina donde ninguna pieza deje de ser importante para las otras y haya un correcto funcionamiento. Acercarnos a todos nuestros compañeros nos permitirá tener una concepción distinta del mundo, y nos permitirá enfocarnos en las semejanzas si nosotros nos enfocamos en ello, todo esto en virtud de crecer a nivel personal y de sacar adelante, con prosperidad, nuestro trabajo.

En segundo lugar, tomar conciencia de lo que nos conviene y lo que no. En la película Ron es medicado con una droga que realmente lo que hace es perjudicarlo más que sanarlo, por eso decide tomar una alternativa y, a pesar de que estaba haciendo algo ilegal, busca otros medicamentos que le pudiesen ayudar siendo finalmente exitoso. Nunca se conformó, por más de que su médico le estaba recetando, con algo que simplemente él sentía que no le hacía bien. En nuestro trabajo debemos tomar riesgos y entender que eventualmente hace falta considerar las cosas dos veces por más que nos digan que es algo bueno, por más que nos den órdenes para hacer tal y cual labor, debemos confiar en nuestra intuición y en nuestros corazones de que algo no está o no trabaja como debe ser. Siempre, con mucha premura y con mucho análisis por supuesto, debemos ser autónomos en nuestro accionar para que al final consigamos resultados óptimos en nuestro desempeño laboral y logremos así, llegar a la CIMA.

 

Jesús Vasquez

@jesusmvasquezm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *