¿Cómo mejorar nuestra capacidad de escucha?

Muchas situaciones no tan gratas de la vida diaria, de las relaciones de pareja, en nuestro trabajo, con los amigos y en general se podrían evitar si tan solo supiéramos escuchar mejor. Escuchar tanto a los demás, como a nuestra voz interior. ¿O no es así? Y es que la mayoría de las veces, por estar sumergidos en el caos o rapidez de nuestras rutinas, el estrés, la cola, que no tengo esto o aquello, nos la pasamos pensando en todo y en nada a la vez; y no prestamos realmente atención a lo que sucede, a lo que nos están diciendo los demás y menos lo hacemos con nosotros mismos, nos dejamos llevar en automático.

Está comprobado que la mayoría de las personas sólo escucha cerca de un 25% de lo que dicen los demás. Una práctica frecuente es escuchar solo las palabras y no los sentimientos expresados o la intensión de lo que la otra persona trata de decir. Es más, antes de que la persona termine, por lo general, tenemos una respuesta, encimándonos y evitando permitir que externen el sentimiento o la necesidad completa. Para ser más específicos, escuchamos no para internalizar o reflexionar sino que los hacemos para responder.

La acción de escuchar según Ismael Cala en su Libro el Poder de Escuchar: es la narración de un aprendizaje emocional y espiritual basado en la escucha, no solo del otro sino de uno mismo

Otros autores aseguran, entre otras razones, esto se da porque las personas ya han tomado decisiones antes de escuchar argumentos; tienen prejuicios sobre lo que se les dirá; tienen expectativas sobre lo que quieren que se les diga; les falta concentración, pierden el interés, hay ruido en el ambiente o en su mente, tienen demasiadas presiones de tiempo.

Nos falta el hábito de entender que conversar es escuchar la necesidad de la otra persona, de prestarle la atención y ponernos en sus zapatos para entender, desde su perspectiva, qué es lo que necesita o que es lo mejor para esa persona que nos está comunicando un deseo, un anhelo, una necesidad, una situación a resolver. Es necesario dejar de ser egoístas y pensar solo en nosotros. Bien dicen que la mejor manera de salir adelante es dándonos la mano los unos a los otros y además que si quieres olvidarte de tus problemas, dedícate a ser útil a los demás.

 

¿Cómo mejorar nuestra capacidad de escucha? Te presento  11 poderosos ejercicios para empieces a considerar a lo demás al momento de escucharlos.

  1. Ponga mucha atención:Deje de lado lo que está haciendo. No hable, mantenga las manos lejos del teléfono, suelte el bolígrafo. Siga escuchando aunque le parezca equivocado o irrelevante.
  2. Relájese y deje a la otra persona que se relaje:Si logra que su interlocutor se relaje, tiene la mitad del camino recorrido. Lo ayudará a decir mejor lo que venía a comunicarle. No haga uso de su autoridad.

    3. Utilice lenguaje corporal:Exprésele interés en lo que dice, asintiendo, sonriendo o con gestos similares.

  3. No interrumpa:Escuche detenidamente sin interrumpir. De esta manera, la persona sentirá que tiene alguien en quien puede confiar, y le revelará sus sentimientos reales.
  4. Muestre simpatía:Deje bien claro que está interesado. Pídale a su interlocutor que le ayude a entender el problema.
  5. Parafrasee lo que le dijeron Parafrasear aclara el significado y estimula el entendimiento. Use las mismas palabras que le dijeron —no agregue palabras suyas.
  6. No le tema al silencio:El silencio permite reflexionar sobre lo que la otra persona ha dicho. Aunque parece incómodo, no le debe temer.
  7. Enfóquese en el problema, no en la conducta:Las emociones pueden distorsionar cualquier situación.
  8. Exprese sus sentimientos:Dígale lo que siente, no sin antes entender cómo se siente la otra persona. Sin embargo, no se involucre sentimentalmente en el asunto.
  9. Ponga atención a la actitud:Cualquier gesto, sentimiento o temas que evada el interlocutor pueden dar claves acerca de lo que realmente quiere decir.

José Colmenarez

@JoseLlegaAlto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *